»Llistat»

Opinió/text.

Hemeroteca rosinca de l'any 2002 fins avui.
Contribuïm a preservar el medi ambient: no imprimiu aquesta plana si no és realment necessari
Nota:Per publicar articles o textos en aquest apartat, feu-ho a l'adreça: webrosesdigital.com.
Autors:Els articles que siguin publicats/enviats a més mitjans caldrà  que ens ho feu saber.
imprimirImprimir  |  Envi­ar a un amigoEnviar  | Últim comentari

Pablo de la Fuente



Juan Bautista Calvi, padre de la arqueología rosinca

10/01/2012

Cuando la Memoria no está a la altura de la Historia

 


Paseando por Roses, en varias ocasiones he reparado en los nombres de las calles del municipio. Literatos como José de Espronceda, Tirso de Molina o Prudenci Bertrana tienen su lugar en el microcosmos rosinc. Y yo me pregunto: ¿qué mérito reúnen dichos personajes, todos ellos respetables, para que se les dedique una calle?; ¿qué han han hecho estos señores concretamente por el pueblo de Roses? 

También cabe señalar que cuando el ayuntamiento ha decidido homenajear a personas directamente relacionadas con la historia rosinca, no es que haya andado muy acertado. El caso de  Miquel Coll i Caritg, un rico hacendado terrateniente, ejemplo del politicastro caquicil decimonónico, no es que explote las virtudes de un personaje histórico ejemplar.

Sin embargo, a día de hoy, el nomenclátor callejero rosinc no recuerda al ingeniero Giovanni Battista Calvi. Llamado por sus coetáneos españoles Juan Bautista (e incluso, si me apuran, Joan Baptista en algún protocolo notarial redactado en catalán) es uno de los personajes emblemáticos de la historia de ese rincón de mundo en que contemplar un atardecer permite sentir la presencia viva del Creador. En Roses no hay plaza, avenida o estatua que recuerde su memoria. Ni tan sólo un mísero callejón. 

Hoy no voy a hablar de "restauraciones” que nada han restaurado, ni de que a la plaza fuerte por él diseñada no se le deba llamar ciudadela. Voy a aludir a otro aspecto de la dimensión humana del personaje.

Calvi llevaba la huella de su mentor el gran Miguel Ángel: un polifacético hombre renacentista. De la lectura de su correspondencia se infiere unos conocimientos dignos de un arqueólogo actual. A mediados del siglo XVI, un atareado ingeniero se preocupó en invertir su tiempo por recuperar restos antiguos de época romana que habían aparecido al excavar el foso frente al baluarte de Santiago. Lo más impresionante de su personalidad es su visión sobre la Historia Antigua de Roses, adelantándose cuatro siglos a los postulados que hoy defiende sin fisuras la comunidad científica. Y esta es la idea de Rhode como un establecimiento ampuritano lejano al mito rodio de su fundación. Lecturas imprescindibles al respecto son las brillantes aportaciones de los doctores David Vivó, Lluís Buscató y, posteriormente, Anna Maria Puig, autores de sendas monografías que vienen a coincidir sobre dicha opinión.  

Juan Bautista Calvi es el verdadero padre del conocimiento arqueológico sobre la antigua Rhode, la Roses clásica. Solamente por esta razón, dejando de lado un hecho tan importante como que sea el genio que diseñó el principal monumento que hoy en día tiene el municipio, merecería del homenaje de los rosincs. 

Cuando publiqué mi primer artículo en este foro en donde presentaba algunas de las maravillas del patrimonio histórico de Roses, algún contertulio se mostró algo escéptico.  La concluyente respuesta es diáfana: la divulgación de la Historia no solamente pasa por abrir los monumentos a la visita para que el público los conozca. Otro aspecto de igual importancia es preservar la memoria de los protagonistas de dichos acontecimientos. Y este punto es otra de las asignaturas pendientes. Aunque en este caso, la solución es mucho más fácil. No hace falta esperar a que sea elegido un alcalde que se llame Juan Bautista.

Dr. Pablo de la Fuente de Pablo

Lectura recomendada:
http://e-spacio.uned.es/fez/eserv.php?pid=bibliuned:ETFSerie7-1DEE4131-8747-27B7-779B-123D01043440&dsID=PDF

  |   Imprimir   |  Envi­ar   |  
- X -
Imprimible  |  Envíar  |